CÓMO APRENDÍ A VER LO PERFECTO EN LO IMPERFECTO.

Asumo el compromiso de aprender a ver en lo imperfecto, lo perfecto. Acepto que lo que yo veo, es distinto a lo que los demás ven y no por eso deja de ser válido.
Mi forma de vivir no es la única que existe, las demás también pueden sumar. La tolerancia no es solo comprender, es aceptar sin conflictos, que el otro no es, ni podrá nunca ser igual a mi.
Se puede ser feliz de muchas formas, la mía no es la mejor, es sólo una opción que puede ser elegida o no.
La convivencia desde amor, es para mí, la mejor oportunidad para aprender a desarmar nuestras estructuras, flexibilizar nuestras apreciaciones, soltar los juicios.
Desear cambiar al otro es una lucha sin sentido. Asfixia, ata, hunde al amor y le da rienda suelta al miedo.
Me amo en libertad para ser amada en totalidad.